lunes, 18 de mayo de 2009

NO QUIERO DECIRTE ADIOS...


Esta mañana, me he desayunado con la desagradable noticia de la marcha de Mario Benedetti.
Dicen quienes le conocían que el ya se había ido hace tres años cuando se fue la compañera de toda su vida.
Escritor uruguayo, natural de Paso de los Toros. Fue profesor de literatura en su país, donde colaboró en el semanario Marcha. En los años setenta sufrió exilio en Buenos Aires, Lima, La Habana y España, residiendo alternativamente, en Madrid y Montevideo. Desarrolló una intensa actividad en el periodismo y en recitales poético-musicales junto a intérpretes como Nacha Guevara y Juan Manuel Serrat. Ha cultivado todos los géneros, con iniciación en la poesía en libros como Poemas de oficina (1956), de tono cotidiano y existencial. Con los cuentos Montevideanos (1960) incursionó en el realismo, asociado al costumbrismo, centrado en las clases modestas de la ciudad. En 1960 ensayó la crítica político-social con El país de la cola de paja. Sus novelas La tregua (1960) y Gracias por el fuego (1965) amplían el realismo a la observación de vicios sociales de la clases media y la sociedad de consumo. Luego, su narrativa se politizó en favor de las opciones de la guerrilla urbana con El cumpleaños de Juan Ángel (1971) y Primavera con una esquina rota (1982), incorporando el tema del exilio y el retorno en La casa y el ladrillo (1977), Vientos del exilio (1982), Geografías (1984) y Las soledades de Babel (1991). Su obra de teatro Pedro y el capitán (1979) aborda la problemática moral de la tortura. Recogió su tarea crítica en varias misceláneas, como Letras del continente mestizo, De artes y oficios, El desexilio y otras conjeturas y Crítica cómplice, así como la evocación autobiográfica en La borra del café.

CORAZÓN CORAZA
Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no. "
De Mario que puedo decir yo simple mortal.
Digo que él es de los que no van al cielo,son transportados por musas al olimpo,en dorados carros,tirados por caballos alados dejando una gran estela de luz,la prisa de su galopar, es por haber sido llamado a escena ,para seguir componiendo,poemas,cuentos y novelas,como solo él sabe.¡En fin!como los grandes.
Descansa en paz

6 comentarios:

Angelosa dijo...

Hoy no es buen día, se fue uno de los grandes, ahora nos queda el seguir disfrutando de sus libros, él desde donde este seguira haciendo poesia.

Un besazo amiga

Lujo dijo...

Hola Hola Elazne,
Mi niña,..., mira si voy con un despiste monumental por el mundo que me he enterado de la vida de este señor por ti.
Por casa hay dos libros...No sé el motivo por el que no me interesé profundamente por su obra. Echaré mano del material que tengo por casa ;)
Precioso homenaje el que le realizas, hecho con un gran sentimiento de admiración...
Me encanta lo que has escrito al final...Tu aportación está llena de magia.
Te deseo una semana llena de cosas bonitas.
No dejes de cuidarte.
Abrazotes soleados y cariñosos.

Pd: Los panda que vi parecía peluches gigantes...Me impresionaron ;)

(Pafermi) dijo...

Me enteré anoche en el 24 horas y lo lamente muchísimo, Benedetti vivió en Cuba.
Era tan cálida su poesía.
Un abrazo.

lamjort dijo...

Muchas gracias, por este paseo por sus libros, por su arte y por su vida, buen homenaje, al maestro. Un beso fuerte. Animo, fuerza y lucha.

ion-laos dijo...

Nos quedamos con su obra, no nos queda más remedio...
Un besazo

GELI dijo...

No me importa decirlo, nunca oir nada de él, no lo conocia, pero solo con ver el poema o poesia que has escrito, se nota una sensibilidad muy profunda. Siempre desde mi ignorancia.

Un beso de chocolate.

Geli.